Caracas.- A pesar de que la tesis según la cual la República está en situación de impago o default se ha convertido en una creencia generalizada, “los bonos venezolanos no están en default”, tal como lo asegura taxativamente José Ignacio Guarino, especialista en Finanzas. Tal pronunciamiento tiene asidero en lo siguiente: “un bono está en default cuando 25% de los tenedores de los títulos se agrupan (esto depende de las cláusulas) y demandan la ejecución de las cláusulas. De esta forma, se declara el default”, explica el especialista quien agrega otra condición para que ocurra el default: “cuando una Corte se pronuncia declarándola”.

Ninguna de las dos condiciones referidas anteriormente se han dado en torno a los bonos venezolanos. En consecuencia, no están en default. Asimismo, Guarino explica que la razón por la cual los tenedores de bonos no se han agrupado para declarar el impago consiste en que están apostando a la palabra del emisor de la deuda.

Condición sine qua non 

Una de las condiciones para destrancar la situación que se ha presentado en relación con el tema de la deuda consiste en que el Gobierno establezca un cronograma de pagos. Esta es una de las recomendaciones que realiza Guarino al Gobierno nacional. Lo anterior implica precisar si el dinero para cancelar las deudas existe. De ser así, es necesario planificar el cronograma de pagos. “Los bonos son promesa de pago y por ende una obligación del Estado venezolano”, refiere el especialista al tiempo que rememora la experiencia de la deuda argentina en la cual los tenedores de bonos aprendieron que la activación de las cláusulas de default son más complicadas de lo que pensaban.

 Deuda: tema vital 

Además, dice Guarino, “en mi opinión el Ejecutivo nacional debe decir qué va a pasar con la deuda venezolana en dólares”. Tal señalamiento lo realiza considerando la explosión de la deuda pública global. “Hay que enviar señales a los acreedores que se les pagará”. El tema de la deuda constituye un asunto vital, pues está relacionado con nuestra cotidianidad. De allí lo apremiante que resulta que el Ejecutivo concientice la necesidad de cancelar las deudas.

El tema del endeudamiento asumido por el Estado venezolano debe ser afrontado, pues “si no tenemos dinero no podremos cancelar compromisos en materia de salud, alimentación, educación. Se trata de temas básicos”, dijo.

 Cotidianidad afectada 

Cuando la gente no consigue un medicamento es porque existe un grupo de sancionados que está frente al Gobierno. “Es claro que las sanciones constituyen un mecanismo de estrangulamiento a la economía nacional, pero es necesario precisar qué quieren los que han aplicado las sanciones”.

La deuda venezolana asciende a más del 75% del Producto Interno Bruto (PIB). De manera tal que atender este asunto es prioritario para el devenir de la República. En tal sentido, el especialista en Finanzas reitera la necesidad de que el Ejecutivo acometa un Plan de Negociación y Concertación con los tenedores de bonos. También pone el ojo en la necesidad de dar respuestas a compromisos del Estado asociadas a la gestión de Gobierno. Para ello es necesario que el país reciba financiamiento, pero no lo puede asumir por el tema sanciones, acotó. “Es necesario definir un cronograma de pago con los tenedores”

http://www.eluniversal.com/economia/24350/guarino-bonos-venezolanos-no-se-encuentran-en-default